10 secretos para una cocina más limpia
10 secretos para una cocina más limpia

10 secretos para una cocina más limpia

Tener una cocina que esté (casi) siempre limpia no tiene que ser difícil.


La cocina es una de las áreas más difíciles de mantener limpias; es un lugar en que se reúnen personas, platos sucios, mochilas y alimentos. ¿Cómo es posible que algunas personas mantengan sus cocinas en orden sin importar lo que ocurra? Estas personas probablemente conocen estos 10 consejos:


1. Un poquito cada día

Programa una pequeña parte de la limpieza para cada noche después de cenar. Divide las tareas por día para que sea aún más sencillo (limpia la estufa los miércoles, desecha las sobras los domingos, etc.). Esto te ayudará a asear tu cocina sin que tengas que limpiar por horas cada vez.


2. Usa el lavavajillas

Aprovecha las ventajas de los utensilios que son aptos para el lavavajillas. Desmonta los electrodomésticos y pon las piezas que no son eléctricas en el lavavajillas. Retira también las bandejas recogegotas y las cubiertas de los quemadores de la estufa, los estantes pequeños del refrigerador, los organizadores de plástico de las gavetas y los Ziploc® brand containers para lavarlos. Solo cerciórate de colocar los artículos plásticos en la rejilla superior.


3. Obtén una nueva perspectiva

Mientras limpias la cocina, sube a un taburete o a una silla y mira a tu alrededor. Desde una perspectiva más alta, podrás ver los lugares que pasaste por alto y las áreas que necesitan atención (como las encimeras de los gabinetes). A la inversa, si te sientas o arrodillas sobre el piso, probablemente verás las puertas inferiores de los gabinetes que necesitan limpieza o migajas que deben aspirarse.


4. Trabaja de arriba abajo

Al hacer una limpieza profunda, tiene sentido empezar desde arriba. Para comenzar, desempolva la parte superior de los gabinetes; luego, lava las puertas (y limpia el interior de los gabinetes según se requiera). Luego, limpia las encimeras y los gabinetes que están debajo, y termina limpiando el piso. Mientras limpias, el polvo y las migajas caerán al piso; al dejar el piso para el final, no tendrás que limpiarlo dos veces.


5. Limpia aparatos de acero inoxidable

El acero inoxidable es precioso, pero puede marcarse con huellas digitales más rápido que cualquier otra cosa en tu hogar. Mantenlo brillante con Windex® Disinfectant Cleaner Multi-Surface. Pasa 60 segundos cada noche antes de acostarte para que tu cocina luzca como nueva.


6. Cúbrelo

Aquí te presentamos una forma de mantener limpia la parte superior del refrigerador. Cúbrela con Saran™ Premium Wrap para capturar el polvo y los derrames. Cuando llegue el momento de limpiar, puedes retirarlo y reemplazarlo por otro Saran™ Wrap. De igual forma, puedes cubrir las encimeras de los gabinetes con Saran™ Premium Wrap. Cuando la cubierta se ensucie, sencillamente deséchala y reemplázala por una nueva.


7. Sé creativo con tus utensilios de limpieza

Si las esponjas y los cepillos de limpieza no funcionan, busca un utensilio adecuado que pueda ayudar. Envuelve un palillo chino o un lápiz con toalla de papel para limpiar las grietas de una parrilla eléctrica o waflera desenchufada, o toma un cepillo dental que ya no uses y sumérgelo en Bleach 5-in-1 Scrubbing Bubbles® All Purpose Cleaner with fantastik® para fregar la suciedad de los desagües del fregadero. Finalmente, usa un cuchillo plástico para raspar los derrames secos de la estufa y hasta para remover la suciedad del espacio entre la estufa y la encimera.


8. Llévalo afuera

Si tu cocina es pequeña, puede ser complicado maniobrar mientas haces la limpieza. Lava los artículos voluminosos como los estantes del refrigerador y las rejillas del horno en la bañera o incluso afuera. Tendrás más espacio y será menos probable que derrames agua por todo el piso.


9. Conquista la gaveta de los cachivaches

Todos tenemos una. Una gaveta donde se guarda de todo, desde cintillos para el cabello y facturas hasta crayones rotos. Reserva 15 minutos una vez al mes para organizar el desorden y desechar lo que no necesitas. Empaca todo lo demás en Ziploc® brand bags y anota la información importante en las etiquetas.


10. Limpia los derrames de inmediato

Parece obvio, pero es mucho más fácil limpiar las manchas y los derrames cuando son recientes. Incluso la leche derramada sobre el piso puede convertir toda la cocina en un desastre pegajoso cuando los niños o las mascotas la pisotean. Toma una toalla de papel o las toallitas Pledge® Multi Surface Everyday Wipes para limpiar los derrames y gotas lo antes posible.