Limpieza profunda del refrigerador (la manera fácil)
Limpieza profunda del refrigerador (la manera fácil)

Limpieza profunda del refrigerador (la manera fácil)

La limpieza del refrigerador y el congelador no tiene que ser tan complicada.


Derrames desagradables, sobras pegajosas, verduras marchitas... es increíble lo que el refrigerador y el congelador soportan. Sigue este plan organizado (y fácil) para darles una limpieza profunda y agradable cada temporada:


Empieza por el refrigerador

  1. Coloca el dial en “0”. Pero NO desenchufes el refrigerador (a menos que quieras descongelarlo). Necesitarás la luz para alcanzar los lugares más difíciles de limpiar.

  2. Descarta los alimentos envejecidos. Y prepara una nevera para contener los alimentos en buen estado mientras limpias. Un refrigerador abarrotado de alimentos corta el flujo de aire, tiene que trabajar más —y aumenta tu factura de electricidad.

  3. Retira los estantes y colócalos en el fregadero; friégalos con agua y jabón. Luego, ponlos a secar.

  4. Limpia el interior del refrigerador con un paño o una toalla de papel, agua y detergente suave.

  5. Retira las gavetas de las verduras y de la carne. Limpia los derrames de jugos y enjuaga bien.

  6. Limpia la suciedad de las esquinas y la junta de goma con un palillo de dientes.

  7. Limpia los compartimentos de las puertas y vuelve a instalarlos.

  8. Limpia los derrames del exterior de las botellas y frascos.

  9. Desempolva la parte superior del refrigerador con un plumero y limpia la puerta exterior y los costados. Usa un cepillo de dientes viejo para limpiar las bisagras y la placa de identificación.

  10. Aleja el refrigerador de la pared, aspira el polvo, las pelusas y el pelo de las mascotas del piso y alrededor de las bobinas. La limpieza de las bobinas ayuda a que el refrigerador funcione con mayor eficiencia.

  11. Desinfecta la bandeja recogegotas con Scrubbing Bubbles® All Purpose Cleaner Lemon Power with fantastik®. La bandeja recogegotas ubicada en la base del refrigerador está diseñada para capturar derrames, así que puede convertirse fácilmente en caldo de cultivo de bacterias.

  12. Pon el refrigerador en su lugar y ¡mantenlo limpio! Una caja abierta de bicarbonato de sodio sobre un estante ayudará a absorber los olores.


Derrota el congelador

  1. Desenchufa el congelador y descongela (si tienes una enorme acumulación de hielo, considera dejarlo desenchufado toda la noche).

  2. Deja abierta la puerta del congelador después de retirar todo (guarda la comida en buen estado en una nevera mientras limpias).

  3. Para atrapar el agua o los trozos de hielo que caen, coloca un molde para hornear sobre el piso de la cocina, justo afuera del congelador.

  4. Limpia el congelador con un paño húmedo después de 10 minutos solo con agua (sin detergente).

  5. Vacía las bandejas de hielo y enjuágalas con agua y detergente.

  6. Limpia el dispensador de hielo. No olvides desconectar el agua mientras limpias.

  7. Descarta los alimentos vencidos.

  8. Moja el polvo del exterior (la parte superior, la puerta y los costados) con Pledge® Lemon Clean Furniture Spray o usa un paño con Pledge® Multi Surface Everyday Cleaner para limpiar.


Limpieza de un refrigerador sin descongelamiento automático

Desenchufa el congelador y deja la puerta abierta hasta que se derrita todo el hielo (podría tardar un par de horas) o coloca una cacerola con agua caliente dentro del congelador cerrado durante cinco minutos. Atrapa el hielo o las gotas de agua en un molde para hornear colocado sobre toallas viejas en la base del refrigerador.

Una vez derretido el hielo, limpia el congelador con una toalla húmeda. Luego, cierra la puerta y enciende el congelador por aproximadamente 15 minutos antes de reemplazar los productos alimenticios.