Cheesecake de calabaza con corteza crujiente de jengibre
Promedio de calificación
5 (1)
Califica esta receta

¡Gracias por tu calificación!

Cheesecake de calabaza con corteza crujiente de jengibre

Cheesecake de calabaza con corteza crujiente de jengibre

Solo toma 20 minutos preparar esta versión cremosa de pastel de calabaza.

  • Tiempo total

    1

    hr

    20*

    min

  • Tiempo de preparación

    20

    min

  • Tiempo de cocinado

    1

    hr

  • Porciones

    12

    personas

  • Ingredientes

    8

    artículos


Ingredientes

1 ½ tazas

galletitas de jengibre trituradas, finamente molidas (alrededor de 30 galletitas pequeñas de una caja de 16 onzas)

3 cucharada

mantequilla, derretida

¼ taza

azúcar granulada

3 paquetes

queso crema regular o bajo en grasa, suavizado (8 onzas cada uno)

1 ¾ tazas

mezcla enlatada para pastel de calabaza (la mitad de una lata de 29 onzas)

1 ½ cucharadita

especia para pastel de calabaza

3

huevos, a temperatura ambiente

2 cucharada

fécula de maíz

¼ taza

más azúcar granulada (opcional para un cheesecake más dulce)


instrucciones

Paso 1

Precalienta el horno a 350 °F, con la rejilla de horneado en el nivel más bajo.

Paso 2

Cheesecake de calabaza con corteza crujiente de jengibre, paso 2

Mezcla las galletitas trituradas, mantequilla derretida y azúcar con un tenedor en un bol mediano, hasta que las migajas de galletitas se pongan pegajosas. Presiona firmemente la corteza crujiente en el fondo, llegando a una altura de 1 a 2 pulgadas por los lados, de un molde redondo con resorte de 9 pulgadas de diámetro, hecho de hojalata o de acero (antiadherente). Hornea hasta que se forme la masa crujiente, 6 a 8 minutos. Enfría y aparta.

Paso 3

Cheesecake de calabaza con corteza crujiente de jengibre, paso 3

Agrega el queso crema suavizado al bol grande y bate a alta velocidad con la batidora eléctrica de mano, raspando hacia abajo los lados y el fondo del bol con una espátula de goma hasta que quede suave y cremoso, alrededor de 1 minuto. No debe haber grumos.

Paso 4

Cheesecake de calabaza con corteza crujiente de jengibre, paso 4

Agregar azúcar adicional (si se desea), mezcla de pastel de calabaza y especias para pastel de calabaza. Mezcla bien con la batidora eléctrica a velocidad media, raspando hacia abajo los lados del bol con una espátula de goma. Con la batidora todavía en velocidad media, agrega los huevos, uno a la vez, incorporando después de cada uno. Con la batidora en baja velocidad, agrega la fécula de maíz hasta que se una todo. Vierte la masa en el molde con resorte preparado.

Paso 5

Hornea hasta que los bordes estén cocinados y el centro se mueva ligeramente cuando se da un golpecito en el costado del molde, alrededor de 50 a 60 minutos. No lo cocines demasiado o el cheesecake se rajará (pero aun así tendrá un sabor exquisito).

Paso 6

Cheesecake de calabaza con corteza crujiente de jengibre, paso 6

Enfría completamente en la rejilla, alrededor de 2 horas. Cubre la parte superior del molde con Saran™ Premium Wrap y refrigera al menos 3 horas o toda la noche. El cheesecake se conservará sin problemas en el refrigerador por hasta 3 días. Si lo congelas, cubre la parte superior del molde con Saran™ Premium Wrap y congela toda la noche. Se conservará en el congelador hasta por 1 semana. Descongela toda la noche en el refrigerador. Consérvalo helado hasta que lo vayas a servir.


Nota del chef

Asegúrate de usar una mezcla para pastel de calabaza enlatada (que ya contiene azúcar) y no calabaza pura enlatada.

Una lata de 29 onzas de mezcla para pastel de calabaza alcanza para dos cheesecakes. Cómete una y congela otra para más adelante.

Los moldes con resorte son baratos, moldes redondos con un gancho. El gancho te permite remover el lado y el fondo para sacar fácilmente del molde un pastel o una torta. Los moldes con resorte tradicionales, hechos de hojalata o acero, son los mejores para cheesecakes. Los moldes antiadherentes provocan que el pastel se cocine demasiado rápido y es posible que se queme.