No cometas estos 6 errores que ocasionan el desorden
No cometas estos 6 errores que ocasionan el desorden

No cometas estos 6 errores que ocasionan el desorden

Tirar a la basura o no tirar. Esa es la cuestión.


Parte del desorden es abrumador. Parte es sentimental. Ahí es donde intervienen los expertos.

“¿Lo usas, lo necesitas o lo disfrutas?” Pregúntale a la organizadora profesional Kim Cosentino. “Si la respuesta es “no”, entonces se trata de desorden. ”

Pero a veces, las emociones interfieren. Permite que un equipo de organizadores profesionales defina los obstáculos más comunes que existen entre tú y un entorno placentero sin desorden.


Error 1: “No puedo deshacerme de esto; era de mi abuela”.

Casi todos conservamos cosas porque queremos conservar una memoria, una época de nuestra vida o una persona. O nos sentimos culpables si nos deshacemos de regalos o artículos de segunda mano.

solución: toma una fotografía
Y escribe una historia breve sobre lo que significa compartirla con la familia, los amigos y las generaciones futuras.


Error 2: “Pero sé que vale la pena”.

Aquí tienes un poco de amor duro: Lamentablemente, la mayor parte de tu desorden no tiene mucho valor. “Las cosas que solíamos valorar [a menudo] no tienen valor”, indica Cosentino, propietaria de The De-Clutter Box.

solución: intenta venderlo
Pide a alguien que haga una cotización e intenta venderlo en eBay o Craigslist. De lo contrario, regala el artículo a un amigo o pariente, o dónalo a una organización benéfica.


Error 3: “No tengo tiempo”.

Cosentino dice que ordenar el desorden puede ser abrumador, así que creemos que no tenemos tiempo.

solución: utiliza tu calendario
Programa las actividades para una o dos semanas en tu calendario. Así ya no tendrás esta lista larga y abrumadora”, indica. “Además, no tienes que hacerlo todo en un día”.


Error 4: “Me distraigo”.

Según Mónica Friel, organizadora experta de Chaos to Order, el desorden representa las tareas no terminadas o las decisiones no tomadas. Con la tecnología actual, nuestra necesidad de recompensa instantánea hace más difícil concentrarse en ordenar el desorden.

solución: no pierdas el ritmo
Apaga el teléfono y la televisión, y dile a tu familia que necesitas tiempo sin interrupciones. Haz una lista de lo que tienes que hacer durante el día. Para evitar el agotamiento, toma un descanso de 5 a 10 minutos después de tachar cada elemento de la lista.


Error 5: “Si lo guardo, lo olvidaré”.

Si mantienes una pila de facturas y correos sobre el mostrador, todo lo que verás es la hoja de papel en la parte superior.

solución: no más papel
El resto de tu vida está en línea, y llegó el momento de que tus facturas también lo estén. Usa opciones de facturación digital siempre que sea posible, y asegúrate de activar las notificaciones por correo electrónico y mensajes de texto para no olvidarte de pagarlas. También puedes programar las fechas de vencimiento de los pagos en tu calendario de iCal o Google para recibir otros recordatorios.


Error 6: “Estas costosas soluciones de almacenamiento me ayudarán a organizarme”.

Sabemos que es tentador, pero si compras los recipientes por adelantado, tal vez no sepas el tamaño y el tipo que necesitarás. Y si no usas esos recipientes, crearás más desorden sin darte cuenta.

solución: primero limpia; después embellece
Si esperas hasta que termines de organizar, sabrás exactamente cuántos, qué tipos y qué tamaños de recipientes necesitas.